Tuesday, April 22, 2008



BEATRIZ BONDUEL (Guatemala)
Cosmética, proyecto participativo, 2008

¿Cosmética para combatir el terror ?
Yo diría que mi mundo es el mundo del neón, del puro
artificio, de la cosmética en el sentido también
que los griegos daban al término. Ornamento
y orden. Cosmos ético, en el fondo.
Severo Sarduy

Dependemos del producto. En helados inviernos me he preguntado…¿cómo podían subsistir sin el Labello en otros tiempos? ¿Cómo sobreviven sin él los poco afortunados? ¿Es acaso el estado natural de la piel reseco y ajado? ¿La suavidad, humedad, humectación…son construcciones económicamente sostenidas? Por Johnson & Johnson, Vaselina and co., Pond´s…

Y qué decir de la pasta dental…¿acaso se puede vivir sin ella? O para los puristas, sin un menjurje hecho con hojitas de menta y alcanfor…es igual…se trata igualmente de cosmética, de objetos que el cuerpo necesita para su bienestar, belleza y limpieza.
El caso es que la cosmética ha llegado tan lejos que nuestro cuerpo no puede estar sin ella. El estado natural de nuestro cuerpo es estar cubierto del ungüento, lustroso bajo el gel de baño de almendras, yogur, leche, miel…reluciente bajo la capa de crema lustrosa, oloroso bajo un vaho florido o cítrico.

Ni qué decir de los potingues que se han inventado para que las féminas resaltemos eso que es tan seductor dentro de nuestro óvalo facial. Los labios como fruta madura, las pestañas de un camello en celo, la piel de un recién nacido, mejillas rosa…

La cosmética está el día a día de nuestra vida, somos sus esclavos, sin ella nos convertimos en unos mendigos callejeros con la piel reseca y pálida, gris.

La cosmética es la pintura a pie de calle. Nos coloreamos el cuerpo, dibujamos sobre nuestra cara los cánones de la época. La cosmética es historia, y como dijo Severo Sarduy, esconde un cosmos ético detrás: la realidad.

No comments: